bambam: para que tu peque se divierta aporreando el teclado

Todos los que tenemos una niña (aplíquese también para el caso de niños) sabemos que si los ponemos delante del ordenador, menos programar en python van a hacer de todo, aunque básicamente se resume a aporrear las teclas.

Aunque esto puede parecer una buena forma de poner a prueba un programa o sistema operativo, ya que así se mide la cantidad de ventanas que es capaz de abrir o de decenas teclas que es capaz de procesar por segundo… la realidad es que nuestra pequeña va, posiblemente, a borrar/modificar archivos, abrir doscientos menús y ejecutar aplicaciones y acciones que pueden dejar KO el sistema, etc.

La decisión salomónica en estos casos es que no toquen más el PC, pero lo cierto es que les divierte, así que lo suyo es encontrar una aplicación que les permita seguir divirtiéndose con el ordenador pero sin destrozar los archivos que hay contenidos en él.

En este sentido, hace poco, mi colega Jesusda me comentó que existe un programa que permite precisamente esto. Esta aplicación se llama bambam (*), nombre muy apropiado para el cometido de dicha aplicación, ya que “Bam Bam” es el nombre del bebé -adoptado- de Pablo Mármol (de la serie de dibus “Los Picapiedra”), que tenía una fuerza brutal y pegaba buenos golpes con su palo de madera:

bambam003

Volviendo a la aplicación que nos ocupa, deciros que está normalmente en los repos de vuestra distro. En el caso de Debian y derivadas (Ubuntu, Kubuntu, Xubuntu, Linux Mint, etc., etc.) lo podéis instalar tal que así (aunque yo uso aptitude podéis usar igualmente apt-get).:

aptitude install bambam

Cuando la lanzáis se muestra la pantalla en blanco y cuando se pulsa una tecla aparece la letra en una posición y color aleatorios. Si se pulsa otra tecla (escape, tabulador, F1…) aparece un dibujo. En todos los casos se oye un sonido (también aleatorio) al pulsar la tecla.

Por tanto, se pulse lo que se pulse y se aporree lo que se aporree, se muestra algo en una posición de la pantalla, en un color y con un sonido (todos aleatorios).

La única forma de salir de la aplicación es pulsar las teclas “q”, “u”, “i”, “t” una detrás de otra, es decir, escribir “quit“. Es difćil, por tanto, que la pequeña usuaria salga de la aplicación y vuelva a hacer de las suyas en el sistema operativo, y si lo hace, la niña (o niño) promete.

Ale, ya podéis dejar a la pequeña delante del equipo para que aporree el teclado tranquilamente.

 

PD.: gracias, Jesusda, por la info.