Archivo de la categoría: Hardware

Compartir teclado, ratón y monitor entre 2 PCs con poco dinero

Supongo que muchos de vosotros ya sabéis qué es un switch KVM. Es un aparatito que permite compartir un teclado, un ratón y un monitor entre 2 ó más PCs. De hecho, KVM viene de “Keyboard, Video, Mouse” (teclado, vídeo y ratón).

La idea es que conectas al cacharrito tu teclado, tu ratón y tu monitor. A partir de ahí, vas conectando a dicho aparato los PCs que quieras que lo usen mediante unos cables creados a tal fin (que normalmente se venden con el KVM, e incluso en algunos casos van integrados en el mismo -sin posibilidad de quitarlos-).

Hay de muchos tipos pero, en general, tenemos KVMs con conexión de tipo PS/2 (cuando tenemos PCs que usan este tipo de conexión, la cuál va quedando ya obsoleta) y de tipo USB (teclado y ratón se conectan por USB). La conexión por monitor suele ser por VGA (es lo más económico) aunque hay también más modernos que incluyen conexión HDMI (muy útil si queremos compartir una conexión de vídeo de tipo Full HD -1920 x 1080-).

En mi caso, yo tengo un monitor que permite tanto conexión por VGA como por HDMI, y quiero compartir dicho monitor junto con el teclado y el ratón entre mi PC y mi portátil.

El PC tiene conexión por HDMI al monitor, el ratón es USB y el teclado (algo -bastante- antiguo) es de tipo PS/2. Dado que no hay (al menos no he visto) KVMs que permitan mezclar USB con PS/2 para conectar teclado y ratón (*), he comprado un teclado USB.

Como los KVMs con conexión HDMI son algo caros y estoy intentando buscar una solución económica, yo he comprado un sencillo KVM con conexión VGA para monitor y USB para teclado y ratón, similar al que se muestra en la siguiente imagen.

kvm_usb

Yo no he comprado los cables ya que no los necesito. Ahora comprenderéis por qué.

Teniendo un monitor Full HD con una entrada HDMI libre y un portátil con salida HDMI, usar otro tipo de conexión de menos calidad sería una pena, así que lo que hago es conectar los dos equipos (PC y portátil) al monitor con dos cables HDMI (uno por equipo, lógicamente). El monitor tiene la opción con un botón (rotulado normalmente como “source” -origen-) de seleccionar el dispositivo, así que ya tengo ambos equipos compartiendo el monitor.

El KVM USB lo uso, por tanto, para compartir teclado y ratón solamente. Al KVM conecto el teclado y el ratón (también puedo conectar un dispositivo adicional para compartir entre ambos equipos, como un pendrive) y, con dos cables USB de tipo A/B (el que se usa para las impresoras, para que me entendáis), conecto un puerto USB del PC y del portátil a dicho cacharrín.

Ahora, para alternar entre un equipo y otro tengo que pulsar 2 botones: el del KVM (para el teclado y el ratón) y el del source del monitor.

De esta forma hemos conseguido compartir teclado, ratón y monitor por muy poco dinero. Un cable (de calidad normal) HDMI de 2 metros lo encontráis por 3 euros. Un switch KVM como el que os he mostrado en la foto lo podéis conseguie en eBay o Amazon (sin los cables) por menos de 15 euros.

Espero que os resulte útil y, si conocéis otra forma más económica de conseguir esto, no dudéis en poner el correspondiente comentario.

 

(*) Otros problemas de la conexión PS/2: no es plug & play, los portátiles actuales no tienen este tipo de conexión, los teclados más modernos son todos USB, por citar algunas. Aunque la conexión PS/2 soporta más conexiones simultáneas de teclas, los últimos teclados USB tienen también este problema solucionado (en cualquier caso, no creo que ningún usuario normal necesite pulsar más de 3 ó 4 teclas a la vez).

Mejorando el rendimiento del portátil

Si se quiere aumentar el rendimiento de un equipo, hay varios componentes que se pueden tocar, como por ejemplo, cpu, memoria RAM o disco duro. En un PC clónico esto es muy sencillo puesto que todos los componentes van ensamblados como piezas de un puzzle y se puede cambiar la cpu, la gráfica incluso, etc., sin problemas. En un portátil esto es más complicado, ya que muchos componentes van soldados en placa o, de cualquier forma, están bastante innacesibles.

A pesar de que no es posible (o al menos no es nada sencillo) cambiar la CPU del portátil, sí que se puede ampliar la memoria o cambiar el disco duro.

Ambos componentes suelen estar fácilmente localizables y con fácil acceso. Ampliar la RAM es sencillo, abres la tapa que permite acceder a la misma y:

  • si tienes slot libre colocas un módulo compatible con más RAM;
  • si no, toca sustituir el módulo o módulos instalados y colocar otros de más capacidad.
  • No es necesario drivers ni nada. Con esto ya estaría.

En el caso del disco duro sucede algo parecido: suele estar fácilmente identificada la tapa que lo protege, con lo que el acceso también suele ser sencillo. Una vez accedido al mismo, lo sacamos y colocamos el nuevo. En este caso me extenderé un poco más.

Normalmente, los discos duros de los portátiles trabajan a 5400 rpm, con lo que si colocamos un disco duro de 7200 rpm pues ya habremos mejorado algo el rendimiento. Sin embargo, actualmente existe una posibilidad mejor: instalar un disco SSD.

Un disco SSD o de estado sólido, proporciona mucha más velocidad de lectura y escritura que uno mecánico de toda la vida. Además, al no contener partes mecánicas es mucho más silencioso y también más resistente.

El problema que tienen estos discos es que la relación precio/GB es mucho mayor que en un disco mecánico. Así, si con 50 euros podemos comprar uno mecánico de 500 GB, con ese precio no compramos ni siquiera uno de 64 GB SSD :-O.

Entonces, ¿qué hacer? Si quito el de 320 GB ó 500 GB de 5400 rpm de mi portátil y le coloco uno de, digamos, 128 GB SSD, gano velocidad sí, pero… pierdo capacidad.

Aunque vemos que perderemos capacidad (a no ser que tengamos pasta suficiente como para comprar uno ssd de 512 GB, por ejemplo), compensa por la enorme mejora de rendimiento. No obstante, si se necesita más capacidad de disco hay soluciones. Sigue leyendo…

En mi caso, lo que he hecho es sustituir la unidad de DVD por una carcasa que encaja perfectamente en ese hueco y que puede contener un disco duro (el formato de las unidades de DVD-ROM de los portátiles es estándar y estas carcasas las venden en muchos sitios de internet).

Así, mi portátil (un Dell L502X) que tenía un disco duro de 750 GB ahora tiene uno SSD de 128 GB (OCZ Vertex 4, para más señas) y, en lugar de la regrabadora de DVDs le he colocado una carcasa que encaja perfectamente (y a la que incluso se le puede colocar el embellecedor de mi portátil) donde tengo el disco de 750 GB para almacenamiendo de datos/multimedia/etc.

Alguien dirá “ya, mola, pero, ¿y si quiero usar la grabadora que tenía para hacer backups de mis datos o para instalar una nueva distro GNU/Linux?” Pues existen adaptadores del conector que tiene la grabadora de portátil (se llama slimline sata) a USB, a eSata, etc.

También existen carcasas externas para meter la grabadora interna del portátil en ella y así tenéis una grabadora externa de DVDs. Lo que pasa es que es un poco más cara y no sé si os merecerá la pena (it’s up to you!).

Os pongo un par de fotos de la carcasa (*) a la que os hacía mención antes, tal y como ha quedado tras instalar el disco duro y con el embellecedor del portátil colocado en ella (que encaja perfectamente y que casi seguro que a vosotros también).

Incluye el embellecedor de mi portátil ya instalado en ella.

Incluye el embellecedor de mi portátil ya instalado en ella.

 (*) OJO: cuidadín a la hora de comprar la carcasa de DVD-ROM slimline, porque hay de dos tamaños: 9,5 mm y 12,7 mm. Tenéis que comprar la que os corresponda (en mi caso es la de 12,7 mm).