Calendario de mesa con una caja de CDs

En este artículo os voy a contar cómo montaros un calendario de mesa práctico, original y muy económico. Tan sólo necesitáis vuestro PC, una impresora, un folio y una caja de CDs vacía (una caja de CDs normal y corriente). Los pasos son los siguientes:

  1. Descargáis la plantilla que hice en su momento y que tiene el tamaño justo del interior de la caja de CDs. Está en formato OpenDocument (o sea, que necesitáis LibreOffice u OpenOffice, los cuáles podéis descargar de aquí y de aquí, respectivamente). La plantilla tiene este aspecto:
    calendario_plantilla1
  2.  Editáis la plantilla añadiendo una foto en el hueco del mes (superior derecha). Si no os reconoce la fuente que aparece en vertical poned la que más os guste a vosotros.
  3. El calendario que se muestra se obtiene usando el comando “cal” en Linux. Es un simple cuadro de texto de LibreOffice que contiene la salida de dicho comando para un mes concreto (en este caso se muestran Septiembre y Octubre de 2013 pero, obviamente, podéis -debéis- actualizarlo cada mes).
  4. Imprimís una vez que queda a vuestro gusto.
  5. Recortáis por la línea finita negra los dos cuadrados (con cada folio que imprimáis tenéis, como véis, para dos meses, con lo que con 6 folios tenéis… ¡para todo el año!).
  6. Lo colocáis en la portada de la caja de CDs. Quedaría algo así:
    calendario_cerrado1Yo he puesto una imagen de la Estrella de la Muerte pero, obviamente, podéis poner la que más os guste. Lo suyo es poner cada mes una distinta.
  7. Desmontáis esta tapa (tiene un agarre en cada extremo y con sacar uno un poquito ya sale fácilmente).
  8. Colocáis al revés dicha tapa para que quede levantada y la podáis ver cómodamente en la mesa. Para ello ponéis al interior de la caja de CDs boca abajo y enganchamos la tapa justo al revés de cómo se engancharía normalmente. Quedaría así:
    calendario-abierto

Es una manera sencilla y original de tener el calendario del mes encima de la mesa y además aprovecháis para poner una fotito de vuestro hij@, mascota, coche, peli favorita… y os alegra un poco la mesa. Por último, como habréis podido ver, el gasto económico es mínimo, lo cual se agradece en estos tiempos que corren, no? 😉