Archivo por meses: Febrero 2013

LG Optimus 2x y las ROMs

Si tienes un teléfono con Android es posible que sepas que, además de la versión de Android que viene instalada de fábrica en tu teléfono, existen otras versiones modificadas y libres (puedes descargarlas e instalarlas en tantos teléfonos como quieras, ver código fuente e incluso modificarlo), la mayoría de las cuáles son gratis (de hecho, no conozco ninguna que sea de pago -aunque admiten donaciones, claro-).

No voy a entrar a valorar para qué te puede interesar cambiar la ROM o incluso rootear tu teléfono, ya que para ello hay muchísima información en Internet. En particular, la web www.elandroidelibre.com me parece especialmente buena, por lo que me remito a ella para indagar sobre éstas y otras muchas informaciones útiles sobre tu terminal Android. También es interesante Andro4all o Xatakandroid, por ejemplo.

Lo que voy a resumir aquí es mi experiencia con las ROMs que he probado en mi teléfono LG Optimus 2x. Este teléfono tuvo cierta fama en su momento ya que, aunque cuando apareció existían terminales muy buenos y con unas ventas arrolladoras (como el Galaxy S, de Samsung), fue el primero en incluir un procesador dual core.

La versión de Android que viene instalada de fábrica es una 2.2 (Froyo), un poco bastante antigua. Con el tiempo la actualizaron a la 2.3 (Gingerbread), en concreto a las 2.3.4, para lo que tenías que usar el software para PC del teléfono (nada de OTA) y dicha actualización borraba todo lo que tuvieras en el teléfono.

La compañía LG comunicó que este teléfono se quedaría con la 2.3.x, por lo que los usuarios de dicho terminal no podríamos disfrutar nunca de la 4.0 (Ice Cream Sandwich) en adelante, lo que, hablando coloquialmente, encabronó a dicha comunidad.

Este cabreo se hizo patente con una gran cantidad de críticas, lo que al final hizo que LG cambiara el tercio y por fin sacó una versión oficial a la 4.0 de Android para LG Optimus 2x. Dicha versión aún no la he probado (cuando lo haga es posible que publique artículo con mi opinión sobre la usabilidad/estabilidad de la misma).

Por mi parte, yo, lo primero que hice, fue rootear el teléfono (usando Smart Flash Tool -hay muchos tutoriales en internet para ver cómo hacerlo-) para poder quitar los programas del operador que vienen bloqueados (no puedes eliminarlos) y que no sirven para nada (para nada útil, me vengo a referir).

A partir de ahí, y tras leer cositas por internet, me instalé la magnífica aplicación ROM Manager, que me permitió instalar cualquier ROM en mi terminal de la forma más fácil. Esta aplicación, lo tengo que reconocer, le dio vida a mi móvil. De hecho, tras unos 2 años, aún sigo con mi Optimus 2x, y sin pensamientos de cambiar.

Ahora os resumo las ROMs más interesantes que he probado, pero antes os comento algo importante que debéis tener en cuenta. Si instaláis una ROM y al reiniciar el teléfono se queda totalmente bloqueado (esto es, vuestro teléfono se ha convertido en un bonito ladrillo totalmente inútil salvo el ser usado como pisapapeles) y no conseguís arrancar, tenéis que saber dos cosas:

  1. En inglés, el término es bricked phone. Saber esto no os soluciona el problema, pero un poco de culturilla siempre viene bien. Además, si preguntáis en foros de habla inglesa ya sabéis lo que tenéis que decir para referiros a vuestro difunto terminal 😉
  2. El teléfono LG Optimus 2x tiene la posibilidad de revivir tras haberse quedado hecho un ladrillo. Para ello tenéis que, en modo muy muy resumido, quitar la batería, conectar con el microusb el teléfono a un puerto USB del PC al tiempo que presionamos el botón On y Bajar Volumen. Entonces, con un software como Smart Flash y una imagen ROM en el formato que usa dicho software para meterla al teléfono (esto incluye la ROM en sí y parte que afecta a la banda base).

Una vez que sabéis que este teléfono se puede resucitar del modo ladrillo, podéis meterle  sin reparos cualquier ROM que veáis por el proceloso mundo de internet. Os comento algunas interesantes:

  • Cyanogenmod. Es la más famosa, la que mayor comunidad tiene y la que más rápido evoluciona. Otras ROMs están basadas en ésta. Para mí es, junto con MIUI (ahora os la comento) la mejor que existe actualmente. En su web oficial tenéis toda la info. Simplemente comentar unos detalles a tener en cuenta:
    • Existen versiones estables y versiones nightly. Las primeras, como su nombre indica, son bastante robustas y pulidas, pero se publica una cada mucho tiempo. Las nightly salen cada noche (de ahí su nombre) y tienen lo último de lo último aunque, eso sí, no son estables 100%, por lo que algo puede fallar (recomendable leer el foro para saber qué falla, comentar si habéis detectado algún problema, ver si se puede solucionar fácilmente…)
    • Actualmente, Cyanogenmod va por la versión 4.2.2 (Jelly Bean, la última de Android en estos momentos). De hecho, yo la he puesto en mi móvil hace poco y va de maravilla. Lo único que no va bien (y por eso la tuve que quitar… :-() es el Bluetooth (no funciona bien si lo quieres conectar con el audio del coche).
  • MIUI. Es una ROM muy cuidada. Su bonita estética (parecida a la de iphone) es y la capacidad de personalización son envidiables. La versión más estable que he encontrado para este teléfono es la 2.4.20, cuya versión de Android es la 2.3.7. Es la que uso actualmente (bonita, muy estable y el Parrot de mi coche va al pelaco). También está la MIUI con la 4.x de Android, pero la versión que probé no me fue demasiado bien (parece que el soporte de MIUI en esta última versión para el Optimus 2x se ha ido al carajo…). Hay noticias de que en breve sacarán la versión 5 (si existe para mi móvil la probaré y ya os cuento).
  • EaglesBlood (http://www.eaglesblood.com/). La sangre del Águila. Qué nombre más chulo, no? Pues nada, si la queréis probar, va también muy bien. Esta ROMs va, en principio, muy optimizada para el teléfono, y se nota. De todas formas dejé de usarla porque … ya ni me acuerdo. Imagino que porque quería probar la 4.2.2 (cyanogenmod) en mi móvil, pero vamos, cada 2×3 cambio la ROM del móvil (no me puedo resistir a probar una ROM nueva!!).

Aunque hay más ROMs (aquí tenéis montones: http://theunlockr.com/category/roms-2/android-roms-2/lg-optimus-2x-roms/) éstas tres que os he comentado son las que más me han gustado. Si vosotros usáis alguna interesante comentádmelo, plís.

Para finalizar, unas indicaciones que os vendrá bien tener en cuenta antes de juguetear con las ROMs de vuestro magnífico LG Optimus 2x:

  1. Tenéis que descargaros las google-apps, ya que por temas de licencias no van incluídas en la mayoría de las ROMs. Por tanto, si instaláis una ROM, cuando arranquéis os encontraréis con la sorpresa de que no están instalados gmail, google calendar ni… google play! Por tanto, nada más instalar la ROM usando ROM Manager y, por tanto, arrancando en modo recovery, antes de reiniciar el terminal, estando en modo recovery instalaremos las google-apps. Podéis encontrar las google-apps por internet. Si no, podéis al menos instalar Google Play y, a partir de ahí instalar el resto de aplis que queráis (podéis descargar el apk de esta aplicación aquí, por ejemplo).
  2. Es conveniente que estéis informados de lo que es la banda base o el RIL, ya que cada ROM trae una banda base y es bueno que sepáis qué es y cómo podéis cambiarla (se puede cambiar usando smartflash sólo la banda base). Otro día lo mismo comento algo sobre bandas base y rils, os parece?

Y hasta aquí lo que os quería contar hoy. Comentarios, dudas, sugerencias… son bien recibidos.

 

 

Nueva cabecera en la web

Desde que publiqué mi web hace ya unos meses, lo hice con uno de los temas de wordpress y no tuve tiempo de personalizarlo mucho.

Aunque la foto de la playa rocosa que escogí como cabecera de la página era bonita, poco tenía que ver con el contenido de esta web. Tenía ganas de cambiar la cabecera hace semanas pero debido a la escasez de tiempo no me fue posible… hasta hoy.

Así que me he puesto manos a la obra con gimp y al final ha salido lo que véis arriba. Es un pequeño guiño a mis comienzos en la informática a finales de los 80 con un Amstrad CPC 6128 (mi monitor era de fósforo verde, pero quería darle un poco de color ;-)).

Mejorando el rendimiento del portátil

Si se quiere aumentar el rendimiento de un equipo, hay varios componentes que se pueden tocar, como por ejemplo, cpu, memoria RAM o disco duro. En un PC clónico esto es muy sencillo puesto que todos los componentes van ensamblados como piezas de un puzzle y se puede cambiar la cpu, la gráfica incluso, etc., sin problemas. En un portátil esto es más complicado, ya que muchos componentes van soldados en placa o, de cualquier forma, están bastante innacesibles.

A pesar de que no es posible (o al menos no es nada sencillo) cambiar la CPU del portátil, sí que se puede ampliar la memoria o cambiar el disco duro.

Ambos componentes suelen estar fácilmente localizables y con fácil acceso. Ampliar la RAM es sencillo, abres la tapa que permite acceder a la misma y:

  • si tienes slot libre colocas un módulo compatible con más RAM;
  • si no, toca sustituir el módulo o módulos instalados y colocar otros de más capacidad.
  • No es necesario drivers ni nada. Con esto ya estaría.

En el caso del disco duro sucede algo parecido: suele estar fácilmente identificada la tapa que lo protege, con lo que el acceso también suele ser sencillo. Una vez accedido al mismo, lo sacamos y colocamos el nuevo. En este caso me extenderé un poco más.

Normalmente, los discos duros de los portátiles trabajan a 5400 rpm, con lo que si colocamos un disco duro de 7200 rpm pues ya habremos mejorado algo el rendimiento. Sin embargo, actualmente existe una posibilidad mejor: instalar un disco SSD.

Un disco SSD o de estado sólido, proporciona mucha más velocidad de lectura y escritura que uno mecánico de toda la vida. Además, al no contener partes mecánicas es mucho más silencioso y también más resistente.

El problema que tienen estos discos es que la relación precio/GB es mucho mayor que en un disco mecánico. Así, si con 50 euros podemos comprar uno mecánico de 500 GB, con ese precio no compramos ni siquiera uno de 64 GB SSD :-O.

Entonces, ¿qué hacer? Si quito el de 320 GB ó 500 GB de 5400 rpm de mi portátil y le coloco uno de, digamos, 128 GB SSD, gano velocidad sí, pero… pierdo capacidad.

Aunque vemos que perderemos capacidad (a no ser que tengamos pasta suficiente como para comprar uno ssd de 512 GB, por ejemplo), compensa por la enorme mejora de rendimiento. No obstante, si se necesita más capacidad de disco hay soluciones. Sigue leyendo…

En mi caso, lo que he hecho es sustituir la unidad de DVD por una carcasa que encaja perfectamente en ese hueco y que puede contener un disco duro (el formato de las unidades de DVD-ROM de los portátiles es estándar y estas carcasas las venden en muchos sitios de internet).

Así, mi portátil (un Dell L502X) que tenía un disco duro de 750 GB ahora tiene uno SSD de 128 GB (OCZ Vertex 4, para más señas) y, en lugar de la regrabadora de DVDs le he colocado una carcasa que encaja perfectamente (y a la que incluso se le puede colocar el embellecedor de mi portátil) donde tengo el disco de 750 GB para almacenamiendo de datos/multimedia/etc.

Alguien dirá “ya, mola, pero, ¿y si quiero usar la grabadora que tenía para hacer backups de mis datos o para instalar una nueva distro GNU/Linux?” Pues existen adaptadores del conector que tiene la grabadora de portátil (se llama slimline sata) a USB, a eSata, etc.

También existen carcasas externas para meter la grabadora interna del portátil en ella y así tenéis una grabadora externa de DVDs. Lo que pasa es que es un poco más cara y no sé si os merecerá la pena (it’s up to you!).

Os pongo un par de fotos de la carcasa (*) a la que os hacía mención antes, tal y como ha quedado tras instalar el disco duro y con el embellecedor del portátil colocado en ella (que encaja perfectamente y que casi seguro que a vosotros también).

Incluye el embellecedor de mi portátil ya instalado en ella.

Incluye el embellecedor de mi portátil ya instalado en ella.

 (*) OJO: cuidadín a la hora de comprar la carcasa de DVD-ROM slimline, porque hay de dos tamaños: 9,5 mm y 12,7 mm. Tenéis que comprar la que os corresponda (en mi caso es la de 12,7 mm).

Virtualización fácil con VirtualBox

No voy a entrar aquí en detalles sobre qué es la virtualización, tipos de virtualización, etc., (de esto lo mismo escribo un artículo en el futuro), sino que me voy a centrar en comentaros brevemente mi experiencia con software para virtualizar en GNU/Linux.

Hace tiempo comencé a usar qemu para “emular” distintas plataformas (incluso con otras arquitecturas distintas a la x86). Al tiempo apareció una solución de virtualización seria para Linux: KVM. La interfaz para interactuar con KVM es mediante qemu, por lo que lo prácticado con anterioridad me valía perfectamente.

Básicamente, lo que tenía que hacer es crear el disco duro con qemu-img create… y luego arrancar la máquina virtual con kvm -boot d -cdrom  /dev/sr0 … En línea de comandos especificaba los parámetros de la máquina virtual.

Esto es práctico y es rápido, sobre todo si usas mucho la línea de comandos, como es mi caso. Para usar la red en modo bridge (i.e., para poder conectar la máquina virtual a la misma red que la del equipo anfitrión) tenía que crear un bridge en Linux, configurarlo y añadir las distintas interfaces.

Todo me iba bien hasta que lo usé en mi portátil con la red inalámbrica, y es que para hacer un bridge con wifi es algo más complicado de esta forma. Tengo por ahí algún enlace donde alguien se curró un método (no es sencillo) para poder hacerlo -por si a alguno de mis millones de seguidores les interesa-.

Así las cosas, me instalé VirtualBox. Ya lo había probado antes pero no a fondo. Pues ahora sí que lo he probado bastante y puedo decir que lo llevo usando bastante tiempo y me va genial. Con VirtualBox se crea el puente instantáneamente simplemente seleccionando que quieres usar la tarjeta inalámbrica del equipo anfitrión. Va perfecto.

Además, tienes las expansiones que permiten optimizar el funcionamiento de las máquinas virtuales cuando son, sobre todo, máquinas windows (es un paquete de drivers actualizados para los dispositivos virtuales).

Por tanto, y aunque existen soluciones tipo frontend para kvm muy completas (como virt-manager, por ejemplo), para un uso personal de este tipo de software (probar nuevos sistemas, programas, etc., en entornos cerrados virtualizados), recomiendo que uséis VirtualBox. Al menos probadlo (si no lo habéis hecho ya) y me comentáis.

Por cierto, si queréis probar imágenes de sistemas ya instalados y preconfigurados, echad un vistazo aquí.

Problema con Kubuntu 12.10 y wine

Tras una reciente re-instalación de Kubuntu 12.10 (no porque me fuera mal la instalada, sino porque me he pillado un ssd) me he puesto a instalar los programas que uso habitualmente.
Como ya habréis visto en algún post anterior, tengo unos scripts que hacen estas instalaciones automáticamente y de forma totalmente desatendida. Tras ejecutarlos, kubuntu ya no arrancaba (se quedaba con el logo de carga del sistema operativo pero no pasaba).
Tras chequear logs e investigar por internet llegué a la conclusión de que faltaba el gestor de login gráfico (lightdm en este caso). Me puse a chequear los scripts para ver cuál era el que dejaba kubuntu KO y tras múltiples pruebas ví que el problema era la instalación de wine.
El caso es que si en una kubuntu 12.10 recién instalada (sin actualizar) instalas wine (da igual la versión: 1.2, 1.4 o 1.5), te obliga a eliminar muchos paquetes, entre ellos, lightdm. Como la instalación desde los scripts era desatendida esto no lo veía (luego en los logs que generan sí que lo pude ver).
La solución es:
  1. Instalar kubuntu 12.10
  2. Actualizar (aptitude update; aptitude dist-upgrade) (*)
  3. Instalar wine (aptitude install wine)
Siguiendo este orden no hay problema y podréis disfrutar de kubuntu 12.10 y wine.
(*) Recordad que aptitude no viene por defecto instalado en kubuntu 12.10, así que lo primero será hacer un apt-get install aptitude.