Archivo de la categoría: Windows

Generalidades sobre Windows

Compartir archivos fácilmente entre distintos dispositivos

Hace tiempo usé una aplicación muy sencilla que permite compartir archivos entre distintos equipos (da igual si son Linux, Windows o Mac). Esa aplicación cuyo nombre hace referencia a la onomatopeya del ladrido de un perro: woof.

Iba a deciros que va al pelo y que funciona genial pero la he probado ahora precisamente y no funciona. Da un error y se cierra cuando se va a intentar descargar el archivo desde otro equipo (da un error de “Broken pipe”). Menos mal que siempre tengo un plan B 😉

Existe otra forma de compartir archivos fácilmente. Simplemente ejecutamos este comando:

python -m SimpleHTTPServer 9500

que crea un servidor web (en python) que permite que desde cualquier equipo de nuestra red se pueda obtener acceso a nuestros archivos usando simplemente un navegador web. El número 9500 es el puerto en el que escucha el servidor web. Puede ser cualquier número entre 1024(*) y 65535.

Los archivos directorios a los que se tiene acceso son los que hay en el directorio local desde el que se lanza el comando. Así que lo más cómodo es crear un directorio, copiar dentro el archivo o archivos y ejecutar dicho comando estando en ese directorio.

Los otros equipos no tienen por qué ser Linux. De hecho, podría ser hasta un móvil con Android (cualquier dispositivo con navegador web que se encuentre en el red del que comparte). De hecho, el equipo que comparte tampoco tiene por qué correr Linux, ya que python se encuentra disponible para distintas plataformas y se podría ejecutar sin problemas en Windows, Mac, etc.

 

(*) Para puertos menores del 1024 hay que ejecutar el comando como root.

El arranque de Windows 7… como para tener prisa

Windows 7 mejoró con respecto a la versión anterior de Windows (Vista), pero claro, hicieran lo que hicieran siempre se mejoraría porque era imposible (alguien lo demostró) hacerlo peor. Una de las cosas que mejoró fue el tiempo de arranque (en Windows Vista, lo normal era encender el equipo, hacerte un café, pasear 10 minutos por el pasillo y luego contar 1 Misisipi, 2 Misisipi, 3 Misisipi… y así hasta 632 Misisipi).

Sin embargo, a Microsoft le gusta colocar alguna opción o mecanismo que irrite al personal, ¿por qué? os preguntaréis. Porque puede. Es así. Bueno… esto es aplicable a aquéllos que lo uséis, yo estoy escribiendo este artículo desde Linux así que por mí no va la cosa (gracias a Dios).

Una de estas características, mecanismos, fallos, vueltas de tuerca… como queráis llamarlo, es que a veces, al encenderlo, el tío se pone a aplicar los cambios de las actualizaciones. A ver, no me parece mal que windows 7 se actualice periódicamente (si no lo hiciera el universo implosionaría… o algo así), pero que lo haga cuando arrancas el equipo… sin dar la posibilidad de posponerlo al menos una vez… pues toca las narices -cuando menos-.

El otro día necesitaba -de hecho- arrancar un PC con windows 7 para sacar una información urgente y se pone a actualizar… y actualizar… y actualizar…

… y actualizar… y actualizar… 25%…. 26%…

… y ¡se reinicia! Dios mío! ¿Puede ser? ¿Ha terminado ya? ¿En sólo 10 minutos? ¡Bien! Arranca de nuevo y…

… ah, no, espera… actualizar… actualizar… 32%… 40%…

… y al final tuve que desistir porque se me pasó el plazo de tiempo que tenía disponible para sacar un archivo.

Es lo que ocurre cuando algún documento importante depende de un sistema como Windows, que se actualiza en el arranque (quieras o no), y, aunque el tiempo de éste disminuyó drásticamente desde windows vista, si luego se pone a actualizar, la cosa iguala e incluso empeora a su infame predecesor.

Windows 7, personalmente, me ha parecido siempre un digno sustituto de windows xp, pero tiene sus mecanismos para desesperarte, para tocarte las narices y demostrarte que Windows puede conseguir que la máquina más veloz te haga esperar 10 minutos a que arranque. ¿Por qué? Porque puede.

Así que ya sabéis, si tenéis que acceder a vuestro equipo windows e indica que está actualizándose, podéis aprovechar a hacer la cama y tender la ropa, aunque seáis tan lentos como yo, no os preocupéis… os dará tiempo (de sobra!).

Error al intentar importar datos de Excel en una tabla Access

Situación: queremos importar datos que se encuentran en una hoja de cálculo Excel en una tabla de Access.

Problema: al intentarlo obtenemos el mensaje “error al cargar la biblioteca dll” y no se muestra el asistente.

Solución: ejecutar este_archivo (que carga unos valores en el registro del sistema). Por último, ejecutar esto:

regsvr32 RUTA_DEL_ARCHIVO_DAO360.DLL
regsvr32 RUTA_DEL_ARCHIVO_MSDAO15.DLL

donde RUTA_DEL_ARCHIVO_DAO360.DLL suele ser C:\archivos de programa (x86)\Common Files\Microsoft Shared\DAO\DAO360.DLL

y RUTA_DEL_ARCHIVO_MSDAO15.DLL suele ser C:\archivos de programa (x86)\Common Files\Syste\ADO\MSDAO15.DLL

 

Cómo entrar en la BIOS (UEFI) en los equipos con Windows 8

Si habéis intentado acceder a la BIOS en un portátil nuevo que viene de fábrica con Windows 8, os habréis dado cuenta que no aparece el mensajito de “press DEL to enter SETUP” o similar. El motivo principal es que ahora ha cambiado la BIOS por la UEFI.

Ahora, para acceder a la UEFI (antigua BIOS), si tienes windows 8, el proceso es más complicado, y es que a Microsoft le gusta jugar al escondite con las opciones en cada versión nueva del sistema operativo. A mí me toca los… narices, por ello (oye) uso GNU/Linux, pero para los que uséis Windows 8, para acceder a la UEFI tenéis que hacer esto:

  1. Pulsáis Windows+C
  2. En la barra que aparece a la derecha hacéis clics en el botón inferior (configuración)
  3. En la ventana que se muestra seleccionamos “General” (abajo a la izquierda)
  4. Pulsamos en “Reiniciar ahora” que aparece debajo de Configuración avanzada

Desde luego, nadie va a entrar por error en la UEFI 😉

A tener en cuenta:

– Si el equipo no es de los nuevos que llevan windows 8 preinstalado no llevará UEFI sino BIOS, por lo que el método para acceder a la misma será el de siempre

Sencillo diario personal en Windows con Notepad

Aunque normalmente escribo artículos sobre GNU/Linux, que es el sistema que uso en todas mis máquinas, este post va dirigido a los usuarios de Windows.

Existe una forma muy sencilla de crear un diario o bitácora personal con la utilidad “notepad” (el bloc de notas) de Windows.

Si creáis un nuevo fichero y en la primera línea ponéis esto:

.LOG

(obviamente guardáis los cambios), cuando volváis a abrir el fichero os mostrará una línea nueva con la fecha y hora (*) del sistema de ese momento y os pondrá el cursor debajo para que escribáis a continuación (**).

Esto ocurre cada vez que abrís el fichero, por lo que la forma correcta de sacarle partido es: abrir el fichero, introducir el texto de la nueva entrada de la bitácora y cerrar el archivo (guardando los cambios, lógicamente).

El nombre del archivo de texto puede ser el que queráis. Sólo se necesita que “.LOG” (sin las comillas) aparezca en la primera línea del fichero.

Por último, si tenéis ya creado un fichero con texto y queréis que ése sea vuestro diario/bitácora, podéis igualmente añadir “.LOG” al principio y guardar. La siguiente vez que lo abráis os mostrará al final fecha y hora y cursor a continuación (antes de eso estará el texto que ya teníais).

Aquí tenéis un ejemplo de cómo queda el fichero:

diario_con_notepad

 

(*) Aunque indico “fecha y hora”, en realidad es al revés: hora y luego fecha del sistema. Como nota curiosa, la fecha y hora del sistema también se puede insertar en cualquier momento (lleve el fichero el .LOG o no) pulsando F5.

(**) Esto es importante: cuando abrís el fichero, inserta al final del mismo (i.e., donde os quedásteis la última vez) la fecha y hora y situa el cursor a continuación. En un fichero de texto normal, el cursor se sitúa siempre al principio del fichero.

Seguir la Liga y la Champions con Google Calendar

Yo uso Google Calendar a diario para tener siempre presentes las cosas que tengo que hacer en días/horas determinados.

Además de vuestro calendario personal podéis agregar calendarios de terceros, que pueden contener eventos de los que queréis estar informados. Por ejemplo, yo tengo el calendario de los festivos de España y uno que indica la previsión meteorológica para el día en cuestión.

Hace tiempo que quería agregar los calendarios de la Liga BBVA y también los de la Champions para poder seguir los partidos del Madrid y del Barcelona (sobre todo de este último ;-)).

En su momento no encontré lo que buscaba así que me instalé en mi móvil (con sistema Android) las aplicaciones correspondientes a ambas ligas de fútbol.

Sin embargo, hace poco estuve toqueteando las opciones de Google Calendar y encontré lo que buscaba: se pueden agregar muchos calendarios para estar al loro de lo que acontece, por ejemplo, en el mundo del deporte. Yo ya tengo agregados los calendarios de la liga BBVA y la Champions para los equipos antes mencionados (podéis seguir cualquier otro equipo, de cualquier otra liga… las opciones son muchas).

Os explico cómo hacerlo:

  1. Os váis al icono de la rueda dentada de la parte superior derecha de vuestro Google Calendar. A continuación hacéis clic en Configuración.
  2. Ahora, en la parte superior, hacéis clic en Calendarios (es la segunda opción, a la derecha de General).
  3. Por último, aproximadamente por el medio de la pantalla veréis una sección titulada “Otros calendarios – Calendarios que sólo puedo ver”. Justo en esa línea del título de la sección, en la parte de la derecha, hacéis clic donde pone “Explorar calendarios interesantes”.
  4. Y ahí lo tenéis: calendarios de festividades de distintos países, de todo tipo de deportes e incluso otros curiosos como el que muestra número de día del año.

Yo añadí los 4 que os he comentado pero las opciones, como véis, son variadas. En cualquier caso, siempre podéis importar más calendarios mediante la url (en formato iCal), o bien desde archivo.

Si alguien conoce algún calendario interesante que lo ponga en los comentarios y así pueden verlo los millones de seguidores de esta web y yo mismo.

Atajos de teclado también en Windows con AutoHotkey

En alguna ocasión he comentado que uso bastantes atajos de teclado en mi día a día, así evito tener que quitar la mano del teclado para coger el ratón y buscar el menú o botón para hacer clic.

Para mí es muy cómodo y una vez que te acostumbras a trabajar con atajos de teclado y notas que haces todo más rápido ya no puedes de dejar de usarlos.

Un ejemplo claro es que para poner música, en lugar de tener que ir a buscar el fichero .m3u con la lista de reproducción y abrir hacer doble clic para abrirla (teniendo que minimizar lo que estés haciendo en ese momento), simplemente pulsando una combinación de teclas comienza a sonar. Además, la ventana se abre en otro escritorio virtual, con lo que tampoco me molesta.

Todo esto lo tengo configurado *obviamente* en mi sistema GNU/Linux. En concreto, lo tengo en prácticamente todos los equipos que uso (es fácil exportar/importar las combinaciones de teclas), porque una vez te acostumbras -por ejemplo- a pausar una canción con Control+F10, inconscientemente quieres siempre hacerlo así, independientemente del equipo en el equipo que estés trabajando en ese momento.

Bueno, después de esta pequeña intro, os comento lo importante. Para aquellos que usáis Windows tenéis también una opción bastante interesante que permite hacer esto precisamente (además de otras cosas, como vamos a ver ahora). Me estoy refiriendo a AutoHotkey.

AutoHotkey es una utilidad de automatización para windows que permite, entre otras, las siguientes funcionalidades (traduzco de la wikipedia):

  • Remapear el teclado. Podemos hacer, por ejemplo, que al pulsar la tecla “F” salga una “S” (por ejemplo). Esto puede ser útil se se quiere cambiar la distribución de las teclas.
  • Atajos de teclado para tareas repetitivas, para abrir programas, documentos, etc.
  • Controlar el ratón con el teclado o el joystick.

Es GPL, por lo que podéis conseguirla gratis, podéis consultar el código fuente, modificarlo, etc.

En su web oficial, donde podréis descargar la aplicación, tenéis también toda la documentación, que es bastante completa, por cierto.

Con esta aplicación podréis crear todos los atajos de teclado que queráis, además de otras cosas curiosas, como cambiar la funcionalidad de algunas teclas porque os pueda interesar más.

Yo no la he probado porque, siendo mi uso de Windows puntual y aislado (para probar alguna aplicación o juego particular), no me merece la pena. Si alguien lo prueba (o lo ha probado ya) y quiere dejar un comentario, bienvenido será.

 

Administra todas tus contraseñas con Keepass

Actualmente todos manejamos una gran cantidad de contraseñas (para el correo de gmail, el de hotmail, el del curre, para twitter, facebook, dropbox, las webs de los bancos, tiendas online……..). ¿Cómo acordarse de todas?

Muchos defienden la técnica de usar la misma contraseña para todos los servicios, lo cuál es un error ya que si la averiguan (y a veces no es complicado ya que no nos calentamos mucho la cabeza para las mismas) pueden acceder a muchos servicios en nuestro nombre. A fin de cuentas, para dicho servicio (correo, banco, tienda…), nosotros somos un nombre de usuario (normalmente nuestra dirección de correo electrónico) y una contraseña, y cualquiera que conozca ambos datos puede hacerse pasar por nosotros en dichos servicios.

La solución es, obviamente, usar contraseñas distintas para cada servicio.Además, las contraseñas deberían ser difíciles de adiviniar. Existen páginas donde dan consejos para escoger buenas contraseñas, como ésta o ésta otra -por ejemplo-. Entonces surge la pregunta, ¿y cómo me acuerdo yo de tantas contraseñas que además son muy difíciles de recordar? Uno podría pensar en escribirlas en un documento de word o excel, pero claro, estos documentos no son seguros ya que cualquiera que consiga el documento en cuestión podría abrirlo. Incluso si le ponéis password al excel, por ejemplo, tampoco es una forma segura de guardar la información, ya que normalmente las claves son simplemente de acceso pero no encriptan la información.

En este punto, yo os recomiendo un gestor de contraseñas, que no es más que un programa que os instaláis en el PC y que permite guardar todas las contraseñas bien ordenaditas (clasificadas por tipos, incluso con iconos y colores para identificarlas más rápidamente) y de forma segura.

Lo que hacen normalmente estos programas es generar un archivo (como podría hacer word o excel) al que para acceder necesitáis introducir una contraseña. Este archivo lo encriptan con un algoritmo tan complicado que aunque alguien consiguiera dicho archivo, jamás podría ver vuestras contraseñas sin el password general de acceso al mismo.

En este caso, sólo tendríais que recordar el password para acceder a dicho archivo de contraseñas y el resto ya las podríais leer con el programa.

Existen muchos programas de este tipo, aunque yo os recomiendo uno que se llama Keepass. Me gustó, básicamente, porque tiene versión para GNU/Linux, para Windows e incluso para Android.

Lo más práctico es tener el archivo de contraseñas (un archivo con extensión .kbmx para el caso de Keepass) en Dropbox. De esta forma, puedo acceder a dicho archivo desde todos mis PCs en incluso desde el móvil, tablet, etc.

En Ubuntu y derivadas lo tenéis en los repositorios (aptitude install keepass2). Para windows podéis descargarlo de aquí y para Android de aquí (la versión para Android se llama KeePassDroid).

Cuando empecéis a usarlo ya no podréis prescindir de él.

Descargar vídeo de la web

Cuando buscáis información en internet sobre cómo descargar algún vídeo de la web, casi siempre salen artículos referidos a descargar de youtube.

Esto puede resultar interesante, aunque también puede queráis descargar algún vídeo de otra web, en cuyo caso, es posible que dicho truco/tutorial/programa no os valga.

Por ejemplo, imaginad que estáis haciendo un curso por la web y queréis descargar los vídeos para verlos en vuestro reproductor multimedia o en la tele o en cualquier otro dispositivo en el que no tenéis conexión a Internet.

Pues en este caso yo os recomiendo la extensión para Firefox “Video Download Helper”. Es, para mí, la mejor herramienta que existe en Internet para descargar vídeos. Probadla y veréis lo que os digo.

Usarla es fácil: os sale un iconito a la izquierda de la barra de direcciones y, cuando le dáis al play a algún vídeo de la web que estáis visitando, automáticamente lo reconoce y os da la opción de descargarlo (e incluso de convertirlo de formato si queréis y tenéis paciencia).

Para Chrome no he encontrado una herramienta similar. Imagino que a Google, cualquier web con vídeos incrustados que no sea youtube, no le interesa.

Para Internet Explorer… bueno, ¿y a quién le importa?

Sincronización de marcadores

He usado durante mucho tiempo firefox como navegador web y xmarks (antiguamente foxmarks) como sistema de sincronización de marcadores.

Hace unos días leí que el sistema de sandbox de chrome es más seguro, o al menos complica más las cosas a los atacantes, que el resto de navegadores del panorama actual. Tanto es así, que incluso algún que otro software para atacar agujeros de navegadores, mostró bastante reticencia a atacar a chrome, no tanto ya por su seguridad sino porque al final la sandbox del mismo no le dejaría hacer mucho fuera de ella.

A partir de ese momento, y viendo que en cuando a rendimiento las últimas versiones de firefox y chrome van a la par, comencé a usar chromium/chrome (*).

Una vez en chrome instalé xmarks para sincronizar mis marcadores. Todo fue perfecto hasta que me dí cuenta de que como también estaba sincronizando los marcadores el propio navegador con los “chrome” instalados en otros ordenadores, a veces se duplicaban varios marcadores.

Así que, previo backup de mis marcadores, desinstalé la extensión xmark en un chrome y automáticamente se quitó también en el resto de equipos donde uso chrome, ya que chrome sincroniza también las extensiones instaladas/habilitadas.

A partir de ese momento todo fue genial. Incluso en el tablet y el móvil uso chrome y los marcadores están todos sincronizados. Os recomiendo que lo probéis.

Es una estrategia muy inteligente de Google, ya que al sincronizar cojonudamente los marcadores entre los distintos chrome que tengo en los distintos equipos, no puedo dejar de usar este navegador en ninguno de ellos, ya que no podría sincronizar los marcadores en él.

Cuando algún día vuelva a firefox (quiero probar la versión 18 a ver qué tal), volveré a xmarks. De momento, chrome con su sincronización de marcadores.

 

(*) En principio uso chromium, pero en uno de mis equipos me está dando problemas y he optado por chrome.