Archivo de la categoría: Utilidades

Compartir archivos fácilmente entre distintos dispositivos

Hace tiempo usé una aplicación muy sencilla que permite compartir archivos entre distintos equipos (da igual si son Linux, Windows o Mac). Esa aplicación cuyo nombre hace referencia a la onomatopeya del ladrido de un perro: woof.

Iba a deciros que va al pelo y que funciona genial pero la he probado ahora precisamente y no funciona. Da un error y se cierra cuando se va a intentar descargar el archivo desde otro equipo (da un error de “Broken pipe”). Menos mal que siempre tengo un plan B 😉

Existe otra forma de compartir archivos fácilmente. Simplemente ejecutamos este comando:

python -m SimpleHTTPServer 9500

que crea un servidor web (en python) que permite que desde cualquier equipo de nuestra red se pueda obtener acceso a nuestros archivos usando simplemente un navegador web. El número 9500 es el puerto en el que escucha el servidor web. Puede ser cualquier número entre 1024(*) y 65535.

Los archivos directorios a los que se tiene acceso son los que hay en el directorio local desde el que se lanza el comando. Así que lo más cómodo es crear un directorio, copiar dentro el archivo o archivos y ejecutar dicho comando estando en ese directorio.

Los otros equipos no tienen por qué ser Linux. De hecho, podría ser hasta un móvil con Android (cualquier dispositivo con navegador web que se encuentre en el red del que comparte). De hecho, el equipo que comparte tampoco tiene por qué correr Linux, ya que python se encuentra disponible para distintas plataformas y se podría ejecutar sin problemas en Windows, Mac, etc.

 

(*) Para puertos menores del 1024 hay que ejecutar el comando como root.

Nuevas aplicaciones para trabajar con Keepass

Hace tiempo os hablé de Keepass, una aplicación para gestionar cómodamente y de forma segura vuestras contraseñas.

Como esta web está enfocada sobre todo a sistemas Linux, os hablé de la versión de dicha aplicación para este sistema y también para Android.

En concreto, os hablé de Keepass2 para Linux y de KeePassDroid para Android. Estas aplicaciones funcionan correctamente aún pero he descubierto dos nuevas aplicaciones con las que trabajo mucho más cómodamente.

Para Linux existe keepassX. Esta versión está basada en las librerías Qt y no en Mono, como Keepass2. Esto hace que vaya mucho más rápido, que el interfaz es más bonito y encaja más con mi escritorio KDE.

Para Android está Keepass2Android. Esta aplicación tiene cositas que no tiene la anterior. Por ejemplo, se pueden añadir entradas y grupos fácil y cómodamente (mientras que Keepass2 avisa que no garantiza que los cambios queden correctamente guardados).

Por otra parte, tiene una funcionalidad que me gusta, y es que deja abierta la base de datos y sólo tienes que introducir los 3 últimos caracteres del password para desbloquearla, lo que te ahorra tiempo cuando tienes que usarla varias veces en un intervalo pequeño de tiempo.

Por último, y al igual como ocurre con KeepassX en relación con Keepass2, tiene una interfaz más cuidada que la otra.

Si usáis una de ellas o las dos, os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo y le déis una oportunidad.
NOTA: un defecto que tiene la versión de escritorio es que si tenéis una imagen digitalizada no podéis abrirla desde la propia aplicación. Sólo deja descargarla, lo cuál es una molestia. A ver si en breve lo implementan… :-O

Analizando redes Wifi con Android

Dentro del mundo Android existen muchas aplicaciones que permiten ver qué redes wifis tenemos alrededor de un vistazo. Éstas nos sirven, por ejemplo, para ver qué canales (frecuencias) están más saturados y cuáles más libres y así configurar de la forma más conveniente nuestros puntos de acceso y routers inalámbricos.

Entre todas las que he probado me quedo con tres que me son realmente útiles. Son éstas:

La primera os muestra una gráfica con el espectro de la señal, como muestra una de las capturas de la propia aplicación:

Wifi Analyzer

Esto es muy útil para ver cómo de saturados están los canales (frecuencias del espectro) y así situar nuestra wifi en una zona más libre de señales (aunque esto es cada vez más difícil).

Las otras dos permiten hacer test de velocidad. Esto sirve para medir la calidad de la conexión wifi, el ancho de banda que tenemos realmente. Por mucho que alguien piense que si es una wifi 802.11g tiene 54 Mbps, que se desengañe porque esto es la teoría; en la práctica intervienen muchos aspectos: muros, distancia, interferencias, potencia de las antenas, etc. Con estos dos programas, por tanto, podremos saber qué capacidad (en KB/s) tenemos disponible, lo cuál es muy útil si queremos ver pelis en la tele desde el PC usando Wifi (por ejemplo).

La aplicación Wifi Test de velocidad fácil permite medir fácil y rápidamente la velocidad de conexión. Es muy sencilla de usar (de ahí su nombre) y su interfaz es también bastante espartana (como se ve en la siguiente imagen) pero es no quita que sea bastante práctica.

Wifi Test de velocidad fácil

La última aplicación es más completa, y permite una medida más exhaustiva. Lo que hace esta aplicación es medir el ancho de banda entre dos equipos de la red, que pueden ser dos móviles, o un móvil y un PC/portátil. Para este último caso te indica de dónde descargar el script que se necesita ejecutar en él para poder realizar las mediciones. Yo lo he usado y funciona perfectamente. La interfaz está más currada que la anterior, como podéis ver aquí:

Wifi SpeedTest

 

App Android recomendada: My Playlist Maker

Hoy os voy a hablar de una aplicación para Android cojonuda y que, en mi caso, es casi imprescindible.

Se trata de una aplicación que permite crear listas de reproducción de las canciones que tenéis en el móvil.

Alguien dirá que eso ya lo hace el propio reproductor que lleva por defecto un dispositivo con Android. Sí, pero hay un detalle importante, este reproductor, como muchos otros reproductores de PC, se basan en reconocer los tags (*) de los mp3. De esta forma, te hacen un barrido por el directorio o directorios que le digas (a veces ellos mismos te chequean todo el dispositivo en busca de canciones).

A ver, la idea inicial es buena, ya que te crean una biblioteca en la que puedes hacer búsquedas por artista, por género, por álbum… pero normalmente existe un problema en esto: la mayoría de las canciones que metemos en el móvil para escucharlas después van sin etiquetas. Así pues, tenéis dos opciones, o usar un programa para editar los tags de todas vuestras canciones (los hay, y muy buenos) o usar un programa como el que os comento en esta entrada.

En mi PC, yo tengo las canciones ordenadas por artista, es decir, hay una carpeta por cada artista y, dentro de ella, hay una carpeta por álbum. Así pues, no busco las canciones por sus tags, sino que uso un programa de música sencillo llamado Audacious (parecido al Winamp de windows) al que le indico el directorio donde se encuentran las canciones que quiero reproducir.

La solución, pues, pasa por crear listas de reproducción basadas en una estructura de carpetas y no en los tags de los archivos de las canciones.

Tenía anotado -para hacer algún día crear una aplicación sencilla que recorriera toda la jerarquía de directorios y creara una lista de reproducción (playlist) que no es más que un archivo de texto plano que contiene la lista de canciones a reproducir (normalmente con extensión .m3u).

Pues un día, buscando en el google play encontré esta maravilla de aplicación:

My Playlist Maker

Lo que hace la aplicación es precisamente recorrer la estructura de directorios que le indiquéis y crear una lista de reproducción por cada directorio. Estas listas de reproducción son reconocidas por el reproductor de música de Android y podréis escucharlas fácilmente. También podréis crear accesos directos a las mismas en el escritorio.

La aplicación es gratuita, por si alguien se lo estaba preguntando, y funciona a las mil maravillas (doy fe).

Para los usuarios de iphone, comentar que no tengo ni pajolera idea de si existe esta aplicación para IOS, de si es de pago, etc., pero bueno, vosotros usáis itunes y todas esas cosas, con lo que [ironic_mode_on] no tenéis que preocuparos [ironic_mode_off].

 

NOTA: si tenéis muchos subdirectorios es posible que la aplicación falle. Para que funcione adecuadamente tenéis que tener directorios con los mp3 dentro, sin subdirectorios.

 

(*) Para el que no lo sepa, estos tags (=etiquetas) son metadatos que van en los propios mp3. Incluyen el título del álbum, el artista, etc. Esta información debe ir en cada canción de mp3 para que luego los reproductores puedan usarla para clasificar vuestra música.

Sincronizando directorios entre GNU/Linux y Android con BitTorrent Sync

Hace tiempo os comenté de una posibilidad “sencilla” de intercambiar ficheros entre un dispositivo Android y vuestro sistema GNU/Linux. Me refiero a aquél artículo sobre sshdroid que seguro que todos recordáis perfectamente por lo interesantísimo y útil que fue -lógico-.

Bien, pues aquí os propongo otra forma mucho más sencilla de hacerlo. Además, esta opción permite, no sólo intercambiar archivos sino que va un paso más allá permitiendo sincronizar dos directorios entre nuestro sistema GNU/Linux y nuestro dispositivo Android. Se trata de Bittorrent Sync.

En este caso, más que simplemente copiar, ofrece una solución mucho más útil: la de sincronizar dos directorios: uno en el PC y otro en el dispositivo Android.

Es algo como Dropbox, sólo que en lugar de estar el directorio en la nube, está en vuestro PC. Además, hay que tener en cuenta que Dropbox, en la parte de Android, no descarga todos los archivos, es decir, cuando accedéis a vuestra carpeta de Dropbox desde Android lo hacéis siempre a la nube; en ese momento se descargan al móvil y ya los veis. Esto lo hacen, según indican, para no consumir mucho ancho de banda 3G, pero lo cierto es que podrían dar la interesantísimoposibilidad de descargarlo todo (vía 3G o vía Wifi) para tenerlo en local en el móvil.

En cualquier caso, con BitTorrent Sync esto lo tenéis ya, es decir, tendréis una copia idéntica del directorio (con todos sus subdirectorios y archivos) en vuestro móvil.

A partir de ahí, si borráis/añadís/modificáis algún fichero tanto en el PC como en el móvil, el cambio se verá reflejado en el otro dispositivo cuando tengáis visibilidad por red, es decir, cuando estéis en la misma Wifi.

La idea básica es simple: una vez instalado el software en vuestro PC (existe para Linux, Mac y Windows), entráis en el navegador y tecleáis la siguiente URL (*):

http://localhost:8888

Es el sencillo interfaz web mediante el que seleccionaréis y compartiréis vuestros directorios. El interfaz es bastante auto-explicativo. De todas formas, sabed que cuando seleccionéis un directorio de vuestro PC que queréis compartir con Android, le tenéis que dar a “generate-secret” para que os genere una clave. Esta clave se muestra también en forma de código QR para que, una vez arrancada también la aplicación en vuestro Android, lo seleccionáis y ya tenéis sincronizados los directorios (también tenéis que elegir el directorio en vuestro Android).

Aquí tenéis un sencillo tutorial en español de cómo usarlo en Ubuntu y similares (en openSUSE el paquete “btsync” lo tenéis disponible).

Si no usáis ni Ubuntu, ni Debian, ni openSUSE… podéis instalar btsync como se indica aquí.

Si queréis saber cómo usarlo en Android, aquí tenéis info.

En general, en la web oficial tenéis más información.

 

(*) Podéis cambiar el puerto donde escuchará el interfaz web así como usuario y password de acceso en el fichero btsync.config. Más info aquí (ver “Step 3” -paso 3-).

Viendo vídeos de youtube en la tele con Chromecast

Chromecast es un aparatito muy chulo de Google (¡cómo no!) que permite ver cositas de vuestro dispositivo android en la Televisión.

Básicamente, es un aparato que se conecta a un puerto HDMI y que, una vez configurado (es supersencillo), se conecta a Internet a través de nuestra Wifi y permite que desde nuestro cacharro Android (móvil, tablet, etc.) e incluso desde el PC reproduzcamos vídeos, fotos, música e incluso ejecutemos aplicaciones en la televisión de nuestra casa.

El requisito que tiene que tener la televisión es, simplemente, contar con un puerto HDMI libre, no siendo necesario que sea ni smart tv ni ninguna chorrada de éstas. Si tu tele no tiene HDMI o no sabes si tiene o no, no deberías leer el resto del artículo, porque no creo que te interese -con cariño lo digo-.

El otro requisito es que todos los dispositivos (PC, Android, Chromecast) estén en la misma Wifi. Si no tenéis Wifi en casa ni pensamientos de ponerla me remito a la última frase del párrafo anterior -también con cariño lo digo-. Siempre os quedará el libro gordo de Petete (qué veranos más guapos pasé yo con él, ¡coño!).

Aunque van saliendo más y más aplicaciones (*) que permiten hacer cosas chulas desde nuestro Android y el Chromecast, pero en este artículo me voy a centrar en youtube.

Escenario: tenéis el Chromecast pinchado en la tele, configurado (es muy sencillo, insisto), conectado -por tanto- a vuestra Wifi, lo mismo que vuestro móvil/tablet Android. En éste último tenéis la aplicación youtube actualizada a la última (si no, hacedlo -*siempre*-).

La cosa es fácil, si abrís la aplicación Youtube y le dáis con el dedo una vez en el vídeo que se está reproduciendo (el cuál, por ejemplo, podría ser éste) y os aparecerán las opciones, una de ellas es un rectangulito que tiene tres líneas curvas concéntricas en la esquina inferior izquierda (representando lo que podría ser “señal wifi”). Entonces os preguntará a qué dispositivo Chromecast os queréis conectar (por si tuviérais más de uno).

Una vez seleccionado, en la tele veréis el logo de Youtube y seguidamente aparecerá el vídeo. Aunque hay gente que lo cree así, no, el vídeo no lo reproduce el móvil/tablet android, lo reproduce el propio Chromecast, es decir, con vuestro Android le estáis diciendo qué vídeo reproducir y además podéis controlar el avance, parada, etc. (como si de un mando a distancia se tratara).

Lo interesante lo dejo para el final, jeje. Yo a mi pequeña le pongo vídeos varios usando el Chromecast (lo tengo sólo un mes y creo que, simplemente con esto, está ya amortizado ;-)) y lo interesante aquí es poner una lista para que vaya poniendo uno después de otro. Esto es fácil, simplemente seleccionáis otro vídeo y le decís “encolar” o “enqueue”, que lo que hace es eso, ponerlo en la cola.

Lo malo de esto es que tenéis que hacerlo cada sesión, porque no se guarda. Sin embargo, existe una opción interesante que es crear una lista de reproducción en Youtube (tenéis que estar logaros con vuestra cuenta de Google, pero vamos, doy lo doy por hecho 😉 y simplemente le decís “reproducir todo”. Con esto ya lo tenéis.

Mola, no?

 

 

(*) Desde un PC con Linux (e ¡¡incluso Windows!!) se puede enviar una pestaña del navegador Chrome para verla en la tele a través del Chromecast. Desde Android aún no se puede pero es probable que en breve se pueda.

Más sobre pocket

En un anterior artículo os hablé de Pocket, ese programa que permite guardar los artículos y webs para leerlos posteriormente, offline incluso.

Para aquellos que lo usen y no lo sepan y también para aquellos que no se han animado aún a probarlo, os comento unas cosas interesantes que he descubierto conforme he ido usando el programa y que lo hacen para mí aún mucho más útil. Ahí van:

  • Etiquetas. Podéis hacer uso de etiquetas para clasificar luego los artículos. Por ejemplo, yo suelo poner una palabra que hacen referencia al tema del que va el artículo; también pongo etiquetas de tiempo, tipo t5, t10, t20… para hacerme una idea de los minutos que voy a tardar en leerlo (así, si tienes 5 minutos y quieres leer algo, sabes qué artículos puedes empezar y terminar, para no dejar cosas a medias (*)). Al seleccionar la opción “etiquetas”, os mostrará todas las que tenéis y podéis seleccionar la que os interese para que sólo se muestren los artículos relacionados con ella.
  • Favoritos. Yo marco como favoritos los próximos que quiero leer sí o sí. Así que simplemente con decirle que los muestre ya puedes seleccionar el que quieras (por supuesto, haciendo uso de las etiquetas que explicaba en el punto anterior, para hacer un filtrado más fino).
  • Edición en grupo. Puedes seleccionar varios artículos y aplicarles acciones al mismo tiempo, como marcarlos como favoritos. Esto, a la hora de etiquetarlos (si no lo habéis hecho antes) es muy útil.
  • Dictado. Una función muy interesante que tiene pocket es la posibilidad de que os lea él mismo el artículo. Para ello usa un motor de conversión de texto a voz, que podéis seleccionar en las opciones. Yo lo he usado y lo lee perfectamente, por lo que si antes de conducir lo ponéis, podéis escucharlo mientras vais en marcha. OJO: ¡no toquéis el móvil/tablet mientras conducís, insensatos!
  • Otras. Hay otras características que, sin ser tan interesantes como las anteriores, pueden resultar útiles, como pueden ser la posibilidad de poner invertir el texto (fondo oscuro y texto claro (**)), posibilidad de desplazarte con los botones de volumen, adecuación automática de la vista para su mejor visionado, posibilidad de ver la versión web (si nos interesa ver enlaces y cualquier otra información adicional, bloqueo de la rotación de la aplicación (si leéis en la cama en posición de decúbito lateral).

 

Si alguien encuentra alguna otra función que se me escapa y que es útil, tiene la libertad de decirlo en la sección de comentarios.

 

(*) Otro detalle a tener en cuenta en este sentido es que Pocket se acuerda por dónde te quedaste al leer un artículo, así que si os dejasteis finalmente uno a medias, cuando lo abráis de nuevo se os colocará la posición de lectura justo donde la última vez.

(**) Parece una chorrada pero 1) facilita la lectura y 2) si en otros programas de lectura quieres esta posibilidad tienes que optar por la versión de pago.

Ventajas de usar Dropbox

Existen muchas empresas que ofrecen almacenamiento en la nube, como Dropbox, Google (Google Drive), Microsoft (Skydrive) y otras más. Además, para los más celosos de su intimidad, existen soluciones que cifran todo en el cliente como spideroak e incluso soluciones de tipo “móntatelo tú mismo” como ownclowd.

Yo uso Dropbox desde hace ya varios años (bastantes). No tengo mucho espacio (unos 6 GB aprox.), pero no necesito más. Allí tengo todos los archivos de configuración, documentos, plantillas, etc., que uso en mi día a día. Lo tengo configurado en todos mis equipos, de forma que si actualizo un archivo en uno de ellos (con la comodidad de hacerlo directamente desde el propio sistema operativo, sin necesidad de hacerlo obligatoriamente desde la web), lo tengo actualizado en todos.

Os recomiendo este sistema por 5 razones fundamentalmente:

1.- Existe un cliente para casi cualquier plataforma. En particular, en windows funciona, en linux también (yo sólo uso éste), en Android también… (aunque aquí no se sincroniza sino que se descargan los archivos conforme los necesitamos por ahorrar ancho de banda -pero es más que suficiente-).

2.- Funciona perfectamente. No da problemas. Lo instalas, se sincroniza y a correr.

3.- Es una copia de seguridad en sí misma (la tienes en varios PCs y la nube).

4.- Si borras un archivo puedes recuperarlo. Hay como una “papelera” interna que desde la web podéis usar para recuperar archivos. Yo la he usado en un par de ocasiones y me ha salvado la vida.

5.- Tiene un control de todas las versiones de un archivo, es decir, creas un archivo dentro de tu directorio de dropbox, luego editas y grabas, luego vuelves a editar y grabas de nuevo, vuelves a editarlo y vuelves a guardar… si en la última edición, por ejemplo, te has cargado el contenido, puedes recuperar todas y cada una de las versiones anteriores. A mí esto me ha salvado también hace poco de una bastante gorda. De hecho, no concibo editar archivos fuera de Dropbox. Así es prácticamente imposible que se pierdan, no sólo los archivos totalmente sino los cambios entre versiones. Es, simplemente, fantástico.

La pega que tiene es que, como cualquier servicio de almacenamiento en la nube, los datos están en servidores de empresas privadas. Así que si no os gusta que otras empresas “husmeen” en vuestros archivos, no lo uséis. En este caso, mejor usad cosas como spideroak, ownclowd o, mejor aún, no uséis servicios en la nube. Mejor incluso, no uséis internet (¡toda precaución es poca!). En mi caso, prefiero disfrutar de los servicios gratuitos y de calidad que me ofrecen sabiendo que la publicidad que me aparece va en función de mis gustos personales, los cuáles Google ha obtenido gracias a husmear en mis cosas, pero vamos, puedo vivir con ello, oye.

Pocket: lectura offline en las mejores condiciones

Muchas veces me encuentro con un artículo muy interesante que no puedo leer en ese momento. En estos casos, antes (hace mucho tiempo), lo imprimía (en papel usado por una cara, conste) para leerlo más tarde.

Entonces, mi mujer (novia por aquél entonces), me regaló un lector de libros electrónicos, donde guardaba los artículos y posteriormente leía sin tener que gastar papel y tinta.

Aquí tenía el problema de que para que quede perfecto, hay que usar un software como calibre, el cuál convierte los libros a formato .epub -entre otros- y facilita su lectura en el lector.

Sin embargo, entre que soy bastante perro para eso (son muchos artículos y surgen en distintos pcs) y que guardando como .txt o como .pdf me apañaba bastante bien, pasé un poco/bastante de dicho software.

Lo que ocurre ahora es que tengo móvil con Android y un tablet también con Android. Son dos cacharrines, y tener que cargar también con el lector de libros electrónicos hace que mi espalda se resienta con tanto peso. Así pues, he ido buscando otras soluciones hasta encontrar la que, en estos momentos, cumple a la perfección todas mis espectativas.

Se trata de Pocket (*), que no es más (¡ni menos!) que un servicio que te permite guardar las webs (puedes guardar también audio y vídeo sin problemas) y luego leerlas desde cualquier dispositivo que tenga la aplicación instalada.

En particular, esta aplicación está disponible para Android, por lo que yo la tengo ya instalada en mis dos dispositivos. En estos cacharrines, si estás ante un vídeo/audio/web que te interesa, le das a compartir con y eliges “Pocket”; de esta forma, ya lo tendrás disponible desde dicha aplicación para verlo/oírlo/leerlo cuando quieras.

En el PC también existe la posibilidad de acceder a Pocket, simplemente pinchando aquí. En este caso, también existen extensiones para los distintos navegadores que permiten añadir fácil y rápidamente una web a vuestra cuenta de Pocket. Para la acción de añadir una página web a Pocket podéis usar, además del icono que aparece en la barra de direcciones del navegador, usando una combinación de teclas. Viene por defecto Control+Shift+S pero podéis cambiarla (botón derecho en dicho icono y configuración).

Otra opción interesante para añadir artículos es vía mail. Si enviamos un mail a la dirección add@getpocket.com desde la cuenta (o cuentas) que tenemos configuradas en Pocket y metemos las urls en el cuerpo del mensaje, los artículos se añaden automáticamente a nuestra lista. En el subject podéis poner lo que queráis, es indiferente.

Lo mejor de todo esto es que los contenidos que vas guardando en Pocket se quedan en el servidor y, cuando te conectas desde tu dispositivo Android éste se sincroniza y descarga los artículos para poder leerlos offline.

Además, los artículos de texto se adaptan a la pantalla perfectamente permitiendo una lectura óptima.

Existen servicios similares como Instapaperpero Pocket me va tan bien que no me planteo cambiar. Además, Pocket es gratuita mientras que Instapaper no lo es (al menos no para Android).

Por último, añadir que no sólo está disponible para Android y PC, sino que también está para iOS.

Para mí, es una aplicación imprescindible y os la recomiendo encarecidamente.

 

(*) Antes, este servicio se llamaba Read it later y estaba disponible sólo para PC. Ahora ya está disponible para otras plataformas, tal y como comentamos en el artículo.

Guardar y sincronizar la posición de lectura en Twitter

Desde que uso Twitter llevo echando en falta una opción que me parece absolutamente necesaria para disfrutar plenamente de la aplicación, y es la de la sincronización de la posición de lectura del timeline.

En otras palabras, abres el twitter en el móvil, lees unos cuantos tweets y cierras la aplicación. Cuando la abres de nuevo al día siguiente, lo que quieres es que te muestre el último tweet que viste la vez anterior para poder seguir a partir de ahí. Sin embargo, lo que suele suceder es que aparece el tweet más reciente, lo que te obliga a bajar y buscar la última posición (a ojo) para ponerte al día en tu cuenta de Twitter.

Esto se complica aún más si usas más de un dispositivo para leer Twitter. En mi caso, uso tanto el móvil como la tablet. Lo ideal sería que si en uno de ellos te has quedado en una posición, luego, cuando lo abras de nuevo (tanto en ese dispositivo como en otro), la posición sea aquélla en la que te quedaste. Para mí, esta característica es fundamental.

Pues con TweetMarker ahora se puede. Se trata de un servicio que permite precisamente esto: guardar la posición en la que te quedaste la última vez que usaste Twitter y te permite continuar por ella desde ese dispositivo o desde cualquier otro.

Para que esto funcione, necesitas un cliente de Twitter que permita usar este servicio. El cliente oficial no lo permite (al menos la última versión que probé). Hay, sin embargo, muchos clientes de Twitter que permiten ésta y muchas otras opciones interesantes.

En concreto, yo uso ahora Plume y me va bien. Lo tengo tanto en el móvil como en el dispositivo; en ambos tengo la opción de TweetMarker activada (si no, no funciona -lógicamente-).

El funcionamiento es bien sencillo:

  1. abres la aplicación,
  2. lees varios tweets,
  3. cierras la aplicaicón,
  4. abres la aplicación de nuevo (en ése o en otro dispositivo),
  5. la posición es el último tweet que leíste.

Una maravilla.